sábado, 5 de mayo de 2012

Así pasa cuando sucede...

¿Será verdad que cuando tu contra parte no da lo mismo que tu das por ella, no merece el título de compañera?
Tal vez sea cierto, pero no olvidemos que esa misma pregunta se hace tu contra parte.

Nosotros también estamos en deuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario