domingo, 11 de marzo de 2012

Una vez más...

El destino siempre juega a ser un escaparate de razones. Pero vuelvo a pisar aquellas letras marchitas y me gritan a corto plazo que nunca se perdieron, que sólo hay un estrato de polvo y por ello pierden su significado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario